ANATOLY KARPOV, el virtuoso de los finales