DAVID BRONSTEIN, EL MAESTRO DE LA IMPROVISACIÓN